Una compañía de EEUU expulsa a una directiva por eliminar una aplicación que rastreaba sus pasos día y noche. En España, la Ley impide seguir a un trabajador fuera del horario de trabajo.

Verse en la calle por desinstalar de su móvil una app con la que su empresa seguía cada uno de sus pasos 24 horas al día. Es el argumento de una directiva californiana, Myrna Arias, para demandar a su empresa por despido improcedente y violación de intimidad por medio millón de dólares (455.000 euros).

La empresa Intermex, dedicada a las remesas de divisas, obligó a Arias a instalar una aplicación en el móvil, Xora StreetSmart, para seguir su ubicación a través de GPS y poder situarla en Google Maps. En su web, la herramienta informática asegura que “ayuda a los trabajadores desplazados a ser más productivos día a día”. Según refiere el portal Ars Technica, que recoge la información, para la directiva despedida “la aplicación era como un grillete en el tobillo de un prisionero”. Arias informó a la compañía de que era ilegal obligar a utilizarla fuera del horario de trabajo, a lo que la empresa replicó que ese era el motivo de que le pagasen más dinero —7.250 dólares (6.600 euros)— que en su anterior empresa.

Arias llevaba dos meses en su nuevo puesto cuando, en abril de 2014, su jefe le pidió que instalara la aplicación de seguimiento en su móvil. Según figura en el texto de la demanda, le instó a tener el móvil encendido “24 horas al día y 7 días a la semana” y le advirtió de que seguiría sus pasos al minuto. A pesar de ello, Arias desinstaló la aplicación, y a finales de abril, recibió una reprimenda de su jefe. Al poco, el 5 de mayo, fue despedida. En ningún momento había recibido críticas de su empresa sobre el desempeño de su trabajo.